lunes, 26 de octubre de 2020

Cómo elegir el sexo de su hijo

 

Cómo elegir el sexo de su hijo

Se pueden prevenir 300 enfermedades que sólo afectan a un sexo

Ya es posible elegir el sexo de los hijos. Incluso la Seguridad Social cubre este tipo de tratamiento cuando se trata de prevenir las enfermedades determinadas por los cromosomas sexuales, como, por ejemplo, la hemofilia. Con un ochenta y cinco por ciento de posibilidades de éxito según nos ha confirma la web bierporno.com que ha sido la encargada de realizar el informe. Además, no habrá riesgos para el embrión ni para la madre, cualquier matrimonio ya puede aspirar a la deseada parejita, aunque las consecuencias demográficas puedan ser muy graves.



Aproximadamente, de cada cien niños que nacen, cuarenta y ocho son varones y cincuenta y dos niñas. La Naturaleza se encargará después de alcanzar el equilibrio. Pero a la «madre» Naturaleza no le interesan los casos particulares, no se ocupa del matrimonio que buscando tener un varón trajo al mundo ocho niñas. Tampoco le preocupan los presupuestos que la Seguridad Social destina al tratamiento de las enfermedades relacionadas con los cromosomas sexuales, que padecen siete de cada cien nacidos.

Sin embargo, los avances de porno brazzers nos permiten elegir ahora el sexo de nuestros hijos, hecho que no responde a una frivolidad, pues evita la desgracia familiar que supone saber que cada niño que se traiga al mundo estará condenado a morir antes, o a vivir enfermo, porque su salud dependa de su sexo.

«Existen tres métodos científicos para elegir el sexo del embrión y así prevenir las enfermedades relacionadas con el cromosoma sexual», señala el doctor San Román, jefe del Servicio de Genética del Hospital Ramón y Cajal, de Madrid.

El sexo del niño tan sólo depende del espermatozoide, ya que éste lleva los cromosomas X o Y, es decir, uno femenino (X) o masculino (Y); mientras que el óvulo de la mujer sólo lleva el cromosoma femenino X. De la combinación entre estos elementos dependerá el arabische pornos. Por ejemplo, del cromosoma X de la mujer unido al X del hombre resultará una niña. Si, por el contrario, se une el cromosoma femenino con el Y del hombre, el bebé serán un varón.



Uno de los sistemas empleados para elegir el sexo, con un ochenta y cinco por ciento de éxito, consiste el filtrar los espermatozoides y separar en capas los cromosomas X e Y. «Una vez extraído el semen del padre, se mezcla con unos productos químicos que, por procedimientos de filtración, lo dividen en capas, según la densidad de los cromosomas. Se escoge el del sexo seleccionado y se introduce en la mujer mediante la técnica de la inseminación intraútero. La madre tiene que estar preparada para recibir el espermatozoide, por lo que se aprovecha la ovulación natural o se provoca artificialmente. El momento de la ovulación se conoce a través de ecografías y pruebas hormonales. Una vez preparada la mujer, se introduce el espermatozoide, mediante la inseminación, con una cánula fina», explica el doctor San Román.

«La verdadera finalidad del russen porno es tratar de evitar enfermedades hereditarias ligadas al sexo, que son más de trescientas.» Además, este método, que es realizado por los andrólogos Simón Marina en Barcelona y Pedro Caballero en Madrid, no implica ningún riesgo para el embrión, porque la manipulación se ejerce sobre el espermatozoide antes de unirse al óvulo, es decir, antes de la concepción.

También se emplea otro método, basado en la fecundación «in vitro», aunque no se trata exactamente de seleccionar previamente el sexo, sino de conocerlo cuando el cigoto (unión del óvulo y el espermatozoide) está introducido en el cuerpo de la madre. Entonces se analizan las células del embrión y se identifica su sexo. «Esta técnica —señala el doctor San Román—, aunque no necesariamente, puede provocar la muerte de embrión, ya que se manipula con él.»

Existe, además, un tercer sistema, anterior a la fecundación, para elegir el sexo de su bebé. Se realiza con técnicas de genética molecular. «A través de sondas de material genético se identifican las sondas del espermatozoide y se marcan los escogidos con fluorescencias, sin destruirlos. Este sistema está dando una seguridad muy alta en animales, aunque todavía está en experimentación.»

El coste de estos tratamientos oscila entre las cincuenta mil y las cien mil pesetas en los centros privados, cifra a la que hay que sumar los gastos de la inseminación artificial, que están entre las trescientas mil y cuatrocientas mil pesetas.

miércoles, 23 de septiembre de 2020

Linda Lovelace, la estrella porno que acabo siendo icono del feminismo

 Linda Lovelace, la estrella porno que acabo siendo icono del feminismo


La gran protagonista de la película Garganta Profunda murió arruinada tras rodar la película más exitosa del cine porno bajo las amenazas de su marido.

En 1972 se estrenó Garganta Profunda, que se trataba de una simple película de la temática porno violacion que reventó las taquillas por su éxito, e incluso llegó a superar a grandes producciones como Shaft o Cabaret. Llegó a convertirse en un acontecimiento social al que todo el mundo quería asistir.



La gran estrella de la película fue la joven actriz de 23 años Linda Lovelace, cuyo nombre real era Linda Boreman. Nació en el Bronx el 10 de enero del 1949. Su padre era policía y su madre camarera y por desgracia la maltrataban, lo cual hizo que se largara muy pronto de su casa. Para ganarse la vida actuaba en algunos clubs de striptease hasta que tuvo un accidente de coche y le obligó a regresar a su casa. Se mudaron a Florida y allí es donde conoció a su futuro marido, Chuck Traynor, un chulito que no solía caer bien a nadie. Le ofreció hierva y la conquistó con su cochazo, un Jaguar, y se fueron a vivir juntos.

Es curioso porque había huido de sus padre que eran unos maltratadores y se fue con otro maltratador más. Junto a su marido empezó su carrera cinematográfica rodando pequeñas películas porno de travestis xxx. También empezó a ir a reuniones de intercambio de parejas donde allí conoció a Gerald Damiano, un aficionado que quería ser director de cine.

Solo Damiano creía en Linda ya que era poco sensual y ningún hombre se fijaba en ella. La convenció para que se cambiara el nombre a Lovelace y la contrató para rodar su película, la cual, fue financiada con 22.000 dólares por un mafioso llamado Louis Peranio.

El argumento de la película era bastante polémico para los años 70. Se trataba de una mujer que no conseguía tener orgasmos. Su única forma de excitarse era teniendo sexo oral, por la garganta. Era algo muy llamativo y revolucionario porque el orgasmo vaginal era una revolución y se apostó por los orgasmos en la garganta.




Garganta Profunda fue un bombazo para la industria. A pesar de tener un argumento absurdo, de ser rodado muy rápido y con un presupuesto muy bajo, reventó las taquillas. Rodada en muchos lugares, con cambios de vestuario e incluso aparecían los nombres de los actores en la película, cosa que antes no se hacía.

Fue un éxito mundial, todo el mundo había ido a verla. La críticas fueron muy favorables. Muchos directores de cine importantes de esa época hablaron muy bien de ella. Las salas se llenaban de todo tipo de personas: matrimonios, estudiantes universitarios, señoras del Upper East Side y lo más llamativo, celebridades como Frank Sinatra, Ammy Davis J.R o Shirley McLaine acudieron a verla.

La película fue definida por los periódicos como xxx virgenes, porno chico o el padrino del porno. Pero no todos estaban a su favor. La administración Nixon acudió al FBI, los cuales borraron algunos negativos, destruyeron copias y prohibieron su publicación en 20 estados. Estas decisiones hicieron que todavía mucha más gente quedase intrigada de como sería la película y acudieron a verla. Las colas en las taquillas del cine eran larguísimas. Esto supuso un terrible dolor de cabeza para Nixon.

Tras aquel éxito se decidió rodar dos secuelas de Garganta Profunda donde salían chicas desnudas pero no tuvieron el mismo tirón. La industria del porno cerró sus puertas a Linda y calló en el olvido. Se separá de Traynor y en 1980 publicó su autobiografía llamada Ordeal donde hablaba de las palizas y coacciones. Lo más llamativo fue que afirmo que no recibió ni un dólar de los beneficios de la película y eso que ganaron mas de 600 millones. Había sido obligada a grabar las escenas sexuales a punta de pistola y alguna incluía zoofilia. Algunos de sus compañeros afirmaban que Linda tenia marcas en su cuerpo de los golpes que le daba su marido con las botas. Además su marido la obligaba a hacerle felaciones al director de la película para conseguir el papel principal. Estas acusaciones no fueron suficientes para castigar a Traynor. Linda recupero su antiguo apellido Boreman y se caso con un obrero llamado Larry Marchiano, con el que tuvo dos hijos. Dejó definitivamente su carrera de cine y se dedicó a luchar contra la industria del porno.

Tras una vida luchando contra la pornografía en sociedades feministas e intentando sobrevivir con sus escasas ganancias, Linda murió en 2002 a consecuencia de las heridas sufridas en un accidente de tráfico.